Espigas: las enemigas de los perros a la hora del paseo

Con la desescalada, estamos yendo a pasear con nuestros perros a zonas que antes no frecuentábamos, lo que hace que tengamos que tener especial cuidado con garrapatas, pulgas y, aunque no lo creáis, también con las espigas. De ello, desde Clínica Veterinaria El Caboqueremos hablaros hoy.

En esta época del año, es frecuente ver mascotas que sufren heridas por espigas. Éstas se deben a que, con el calor, se secan y des desprende de las plantas, las cuales pueden acabar clavadas en las almohadillas de los perros cuando les sacamos a pasear.

Pero no sólo podemos verlas ahí, si no que también se adhieren fácilmente al pelaje del animal debido a su forma en punta de flecha y excavan en su piel. Esto hace que haya que ponerse a mirar muy detenidamente para extraerlas lo antes posible.

Las lesiones más comunes que sufren los perros se dan, por tanto, en las patas y en el oído externo, aunque como os decíamos por el pelaje, también pueden darse en otros lugares del cuerpo.

En el caso de las patas, la espiga se adhiere al pelaje de la zona y, a medida que pasa el tiempo, se abre paso, entrando con facilidad en la delgada piel y excavando profundamente a través de tejidos muy sensibles, lo que provoca mucho dolor, así como incomodidad, infecciones o cojera.

En lo referente al oído, nos encontramos que la forma de flecha les obliga a ir en una sola dirección. Es decir, si una cae dentro del canal auditivo de nuestro perro, sólo podrá ir hacia dentro, pudiendo llegar hasta el tímpano o incluso producir infecciones como la otitis externa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Sitio web

*